¿Qué sitios visitar en El Oro?

El Pueblo Mágico de El Oro, en el Estado de México y limitando con Michoacán es uno de los sitios con más afluencia turística en la entidad mexiquense, pues no sólo es bello, también la historia que guarda este municipio es rica… literalmente.

Viajando desde un automóvil, a 1:00 hr de Toluca; 1 hora y 30 minutos de Morelia; a 2:00 hrs. de CDMX o de Querétaro. Colinda al norte con Temasclacingo; al este, con Atlacomulco y Jocotitlán; al oeste con el Estado de Michoacán.

En medio de una verde vegetación que no le pide nada a algunos bosques de Bélgica o del norte de los Estado Unidos se encuentra El Oro. Adentrándonos más en el poblado, sus pintorescas calles son las que nos dan la bienvenida y nos envuelven en un ambiente que no es común a lo que estamos acostumbrados, algo totalmente distinto y que pocas veces se puede ver, y sentir en algún otro sitio de la república mexicana.

Es muy importante mencionar que, El Oro fue uno de los municipios más ricos de todo el mundo por allá de finales del siglo XIX y a principios del siglo XX, cuando fue la cúspide de la extracción de bellos metales como lo es la plata y el que le otorgó el nombre al municipio; el oro. En consecuencia, muchísimas personas de diversas partes del mundo venían a El Oro, sobretodo, las empresas inglesas. Asimismo, era uno de los sitios favoritos del entonces presidente de México; Don Porfirio Díaz.

Iniciando un recorrido por este lugar es que, podremos visitar el Palacio Municipal el cual tiene una apariencia bastante peculiar, pues su apariencia afrancesada en la que destaca el estilo neoclásico combinado con el Art nouvau, así como torres puntiagudas en sus costados, es lo que más llama la atención, pues cabe mencionar que era lo que Porfirio Díaz solía querer en las nuevas construcciones para hacer un México próspero. Dicho recinto fue inaugurado en 1910 en pleno centro del poblado.

Muy cerca encontramos el Teatro Juárez. Una obra arquitectónica diseñada por el arquitecto Jorge Gorrea Romo y Portugal. Al igual que el Palacio Municipal, su estilo está basado en el estilo neoclásico, el cual es posible apreciar en la fachada, y por dentro el Art nouvau es el que predomina, siendo uno de los recintos más bellos de toda la entidad mexiquense. A principios del siglo XX, sólo podían acceder las personas con más poder adquisitivo de la época, lo cual contrasta totalmente a lo que vemos en la actualidad donde está abierto al público en general.

Continuando con el estilo neoclásico, ahora donde se puede observar es en la parroquia de Santa María de Guadalupe, cuya construcción comenzó a edificarse en 1783. Donde su principal fiesta patronal es el dia 12 de diciembre festejando a la Virgen de Guadalupe.

Mas adelante podemos encontrar a Tiro Norte, que es una mina que aun conserva sus elementos. Donde podemos apeciar una estructura de madera que con el paso de los años parece como si estuviese recién construida. La cual era utilizada para que los trabajadores pudieran extraer los minerales. Cabe mencionar que es la única en su estilo que aún se mantiene en pie en todo el país.

Si eres aficionado de la historia, el Museo de Minería es otra parada obligada, pues aquí se encuentran muchísimas piezas de un gran valor histórico como lo son; documentos, fotografías, maquinaria y equipo empleado por los trabajadores para la extracción de material de las minas, así como ver los extractos de minerales que fueron sacados cuando las minas estaban activas. No obstante, no deja dejan de lado algunas pinturas y ese contacto con la naturaleza.

Socavón San Juan es otro vestigio de la minería con un recorrido de 300 metros de manera horizontotal . En la primera mitad podrás encontrar herramientas usados por los obreros, documentos, minerales, así como excavaciones que eran utilizados para la comunicación entre túneles paralelos que utilizaban los trabajadores. El trayecto culmina en lo que antes era el Tito Providencia, actualmente donde se halla el Museo de Minería.

Otro lugar para tomar en cuenta es el parque ecoturistico El Mogote, el cual está a 15 minutos de la cabecera municipal, donde estaras en contacto con la naturaleza al realizar actividades ecoturísticas como; acampar, deslizarte en la tirolesa, sobre una barranca con más de 80 metros de altura, rapel o si eres de los más temerosos simplemente podrías recorrer su puente colgante y ver las maravillas de la madre naturaleza como presenciar la cascada y ver los diferentes matices cuando cae el agua.

Una opción que sin duda es obligatoria la para es en el Mercado Álvaro Obregón, donde podras encontrar diversos platillos entre ellos: mole de guajolote, conejo, carnitas, barbacoa, enchiladas mineras etc. Además de encontrar el tradiconal bolillo de la región.

Por último, visitar el centro artesanal y las gondolas en donde podras beber un trago de “Chiva”, el cual es un licor que te ayuda para la digestión o como dicen los pobladores “para el espanto”.

Para culminar tu recorrido lleno de historia, nada como ir a la Presa Brockman para relajarse y presenciar de un lindo atardecer. Rodeado de un espeso bosque en donde se puede montar a caballo, rentar una cabaña, acampar, pescar, rentar una lancha de pedales o simplemente pasar un rato ameno.

Como puedes ver, este pueblo mágico, tiene rinconcitos de historias que contar. ¡Ven y vive la experiencia minera de El Oro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *